El robo de móviles está a la orden del día, especialmente entre los smartphones de alta gama. En otras ocasiones son pequeños descuidos o despistes los que ocasionan las pérdidas y extravíos que suelen preocupar mucho a los propietarios de estos dispositivos inteligentes por la información sensible contenida de ellos. Afortunadamente, la tecnología ha avanzado exponencialmente en los últimos años y se ha creado un eficiente ecosistema de aplicaciones destinadas a la localización de smartphones y tabletas a través de la localización IP y la ubicación geográfica, bloqueos y otras funciones que ayudan a recobrar un dispositivo perdido.

Robo de móviles, lo más importante es la prevención

Aunque no podemos evitar que nos roben el móvil, sí podemos anticiparnos a este terrible suceso mediante la instalación de aplicaciones que faciliten su recuperación y bloqueo de la información para que no pueda ser utilizada fraudulentamente por terceros. Estos son algunos de los consejos recomendados.

Habilitar el bloqueo automático con un código de acceso

Esta función viene incorporada de forma nativa en todas las plataformas móviles y consiste en introducir un código de bloqueo para impedir el acceso a la información tanto en caso de robo, como de otras personas que pudieran acceder al teléfono temporalmente.

Este código en un primer momento dificultará el acceso a la información sensible del dispositivo como los mensajes de texto, correos electrónicos y mensajes privados en las diferentes redes sociales que se utilicen. Algunas personas no lo utilizan por simple comodidad, no obstante si utilizamos el dispositivo fuera de casa es una recomendación a tener en cuenta.

Hacer un respaldo de la información almacenada

Muchas aplicaciones favorecen el borrado remoto de la información en caso de robo o extravío. No obstante, si nos anticipamos realizando un respaldo habitual no perderemos la información contenida en caso de que tengamos que borrarla irremediablemente.

Utilizar aplicaciones de seguimiento

En el mercado existen muchas aplicaciones de seguimiento tanto gratuitas como de pago para todas las plataformas móviles. Estas aplicaciones pueden sincronizarse con un software de escritorio y geolocalizar en el mapa con muy pocos segundos el dispositivo una vez que se ha activado el modo perdido en el ordenador. El uso de estas aplicaciones permitirá recortar el tiempo de localización obteniendo un porcentaje más alto de posibilidades para recuperar el dispositivo.

No guardar las contraseñas en el navegador

Este punto podría resultar un poco incómodo para la mayoría de personas al tener que digitar las contraseñas manualmente. No obstante, en caso de robo o pérdida del dispositivo se obtendría acceso a muchos otros sitios con información sensible al margen de los que ya hemos comentado anteriormente como mensajes de texto y redes sociales.

Qué hacer si no se puede recuperar el móvil

Sí tras haber implementado todos los consejos anteriores aún no se ha podido recuperar el dispositivo, sólo existe una forma de proceder. Actualmente los smartphones, especialmente los de gama alta, están incorporando una función que permite anular su funcionamiento en caso de robo, perdida o extravío para inutilizar el dispositivo y que no pueda ser reseteado y vendido. Esta opción está disponible como último recurso en caso de que éste no se pueda recuperar, pues una vez activada ya no se puede dar marcha atrás.

Bloqueo remoto y borrado de la información

Independientemente de que el móvil incluya o no la opción de inutilización, todos los móviles se pueden bloquear remotamente sí se ha activado previamente este servicio, lo cual permitirá bloquear el dispositivo al instante, pudiendo eliminar también remotamente toda la información contenida dentro de él en caso de que no pueda ser recuperado.

Cambiar todas las contraseñas de los servicios que se utilicen

Ante la imposibilidad de recuperar el dispositivo y la duda de que alguien haya podido acceder a información privada, lo más recomendable es cambiar todas las contraseñas de todos los servicios que se hayan utilizado desde el teléfono móvil. Lo cual incluye redes sociales, correo electrónico y páginas webs a las que hayamos accedido habitualmente desde el navegador y almacenado las contraseñas en el teléfono.

Notificar el robo inmediatamente

Incluso cuando resulte poco probable que el móvil pueda ser recuperado hay que notificarlo a la compañía telefónica. Si el dispositivo está valorado en más de 400 € también es aconsejable efectuar la correspondiente denuncia a la policía, especialmente si el dispositivo estaba cubierto con un seguro. No obstante, hay que señalar que la cobertura ofrecida por la mayoría de seguros móviles incluye presentar la denuncia por robo con violencia e intimidación para ejecutar la validez de esta cláusula.

Ahora ya sabes cómo defenderte y qué hacer si te roban el móvil. Esperamos que estos consejos te hayan resultado útiles y los implementes cuanto antes porque más vale prevenir que lamentar.