La diversificación en el mercado de smartphones es una de las principales razones que plantea la pregunta de cómo elegir en el smartphone perfecto, pues el rango de características y precios es muy variado, por lo que en este punto la mejor opción pasa por analizar qué prestaciones se necesitan realmente para no pagar de más. En esta guía sobre cómo elegir el smartphone perfecto vamos a destacar los principales puntos sobre los que debería basarse cualquier elección a la hora de optar por las prestaciones correctas en cada caso.

El precio ¿ hasta dónde piensas gastar?

Seamos claros, si hay una característica que limita y al mismo tiempo facilita la elección es su precio. Pues en este punto, hay smartphones tan baratos como 50 € de fabricación china que cumplen sus funciones a la perfección y otros tan caros como el nuevo  iPhone X, el último lanzamiento de Apple que se producirá el próximo día 3 de Noviembre y que tendrá un precio de salida de 1159 € en España  para el modelo básico, pero el presupuesto individual será finalmente quien determine la elección.

Tamaño de la pantalla, cuanto más grande mejor, o ¿tal vez no?

Las pantallas grandes están de moda, no obstante, en el mercado siguen existiendo una amplia variedad de modelos con pantallas pequeñas y medianas y esto es así porque obviamente se continúan vendiendo.

Aunque las pantallas grandes son muy cómodas para ejecutar ciertas tareas, como por ejemplo, la lectura de ebooks o jugar juegos a pantalla doble, hay otra serie de tareas que se ejecutan de manera mucho más fácil en un teléfono más compacto y en este punto, nuevamente será el uso individual quien determine la elección.

Pantalla pequeña, de 5 pulgadas o menos

Uno de los principales motivos para elegir un smartphone con pantalla pequeña de unas 5 pulgadas o menos, es obviamente por su diseño compacto que permite guardarlo en el bolsillo o ejecutar tareas con una sola mano. ¿Utilizas tu smartphone como grabadora a menudo?, pues posiblemente elegir una pantalla de 5 pulgadas o menos sea una gran opción. Algunos smartphones populares del mercado que implementan este tipo de pantalla son el iPhone 7, Google Pixel y Xperia X.

Pantalla Media de 5 a 5,5 pulgadas

Los teléfonos que implementan pantallas medianas son perfectos para las personas que quieren mantener un equilibrio más estrecho entre la ejecución de tareas visuales y mantener un tamaño medianamente compacto de fácil manejo. Algunos smartphones de ejemplo en este rango serían el Samsung Galaxy S7 con una pantalla de 5, 1 y él LG X Power con 5,3 pulgadas de pantalla.

Pantalla grande o phablet de 5,5 pulgadas o más

Los smartphones de pantalla grande han sido catalogados como phablets porque se encuentran a medio camino entre un teléfono inteligente y una tableta y están enfocados principalmente a tareas más visuales cómo leer libros, ver vídeos y ejecutar aplicaciones a doble pantalla. Algunos de los smartphones más populares de alta gama en el mercado incorporan este tipo de pantalla como el iPhone 7 Plus, el Google pixel XL con 5,5 pulgadas, el Samsung Galaxy S8 y el LG G6, que a pesar de su gran pantalla mantienen un diseño bastante compacto.

Calidad de visualización y resolución

El tamaño no es lo único importante y en este punto, se debe de prestar mucha atención al brillo, calidad de color y ángulos de visión que ofrecen los teléfonos inteligentes.

La mayoría de teléfonos de alta gama ofrecen una resolución HD de 2560 x 1440 pixeles y en este punto, una resolución en Full HD 1920 x 1080 píxeles es lo mínimo aceptable para quienes suelan ver series y películas desde su dispositivo.

El procesador ha dejado de ser una prioridad

Excepto en el caso de los gamers, en qué más núcleos con más potencia es igual a mejor, el procesador ha dejado de ser una prioridad en la elección del smartphone perfecto, pues casi todos los smartphone del mercado incluso los de gama baja tienen como mínimo cuatro núcleos que son más que suficientes para desempeñar la mayoría de tareas rudimentarias.

Quiénes utilizan principalmente su smartphone para el renderizado de fotos probablemente también querrán trabajar con un chipset de última generación para facilitar la carga de trabajo. No obstante, los fabricantes que incluyen los procesadores de máxima potencia enfocados al trabajo de renderizado también incluyen cámaras potentes de alta gama y por lo tanto, la elección de uno condiciona inevitablemente la del otro.

Almacenamiento interno

El almacenamiento interno o memoria ROM es otra de las características que más influyen en el precio final del dispositivo y para muchas personas, compensar una deficiencia de esta con las memorias expandibles no es una opción, especialmente quienes se dedican a almacenar centenares de fotos en su dispositivo, pues respaldos en la nube aparte, no pueden estar interrumpiendo su trabajo cada dos por tres por falta de espacio y en este punto, disponer de unos 64 GB de almacenamiento interno sería lo más recomendable a nivel intermedio, al no ser que se requiera grabar muchos vídeos en formato 4K y descargar toneladas de juegos, en cuyo caso habría que apostar indudablemente por los 128GB.

Memoria RAM

Los teléfonos de un 1GB de RAM ya son cosa del pasado, especialmente para el uso de multitarea extensivo y aunque en el mercado ya hay smartphones con hasta 8 y 6 GB de memoria RAM , unos 2 GB de RAM suele estar bien para el promedio y acompañado con un buen procesador no presentaría problemas para la ejecución de la mayoría de tareas cotidianas.

Cámara, ¿eres selfie adicto?

Y por fín llegamos a uno de los puntos más controvertidos a la hora de elegir el smartphone perfecto, pues la cámara es sin lugar a dudas lo que marca la diferencia entre un dispositivo y otro, especialmente para los adictos a los selfies.

La cámara es sin  una de las características que más encarece el producto final y en este punto, la elección de megapíxeles ha pasado a un segundo plano y deja de ser una prioridad, pues los teléfonos de gama media y alta aproximadamente casi todos incorpora los mismos megapíxeles de serie y son otras características integradas en la cámara tales como la calidad de imagen, la apertura, la velocidad etcétera las que marcan la diferencia en la elección.

Duración de la batería

Este es otro de los puntos de conflicto en la elección del smartphone perfecto, pues la duración de la batería independientemente del modelo y de las características indicadas por el fabricante dependerá en gran medida del uso que le demos al dispositivo y la configuración de este, como por ejemplo, el brillo de pantalla y aplicaciones ejecutadas en un segundo plano. No obstante, los requerimientos mínimos de batería actuales nunca deberían de situarse por debajo de los 3000 mha.

Sistema operativo

Dentro de las plataformas móviles, la mayoría de usuarios se debate entre iOS y Android y en un segundo término por Windows Mobile y BlackBerry. Obviamente cada uno de ellos tiene sus ventajas e inconvenientes que deberán ser tenidos en cuenta dependiendo del uso individual.

Android de Google

Android tiene la ventaja añadida de que dispone muchos fabricantes como Samsung, LG,  Huawei, etcétera por tan solo mencionar algunos de ellos. Es muy fácil de utilizar, muy personalizable, dispone de una amplia variedad de aplicaciones, muchas aplicaciones gratuitas desde Play Store y muchos modelos para elegir con precios variados y alguno de ellos son realmente baratos que tienen todo lo que un usuario puede necesitar.

Entre los contras de Android cabe reseñar un margen más amplio para la vulnerabilidad, pese a los intentos de Google por  frenar los ataques de los ciberdelincuentes y la expansión de aplicaciones maliciosas a través de la Play Store. Otro de los contras a los que tienen que enfrentarse habitualmente los usuarios de Android, es que algunos fabricantes lanzan muy tarde las actualizaciones y por ello muchas aplicaciones quedan obsoletas o no es posible descargar la última versión.

IOS de Apple

iOS  es una de las plataformas móviles más potentes y uno de los sistemas operativos móviles preferidos entre los usuarios. Entre sus ventajas tenemos una operatividad y funcionalidad muy similar al del sistema Android, la exclusividad de los productos, pues solamente están disponibles para los dispositivos de Apple, aunque esto también puede ser una desventaja para algunos. Gran cantidad de aplicaciones móviles desde la App Store y liberalización de actualizaciones frecuentes que son compatibles con la mayoría de terminales, incluyendo los más viejos. Por ejemplo, los usuarios del iPhone 5 podrán ejecutar la última versión de iOS 11.

Entre sus desventajas principales encontramos que se trata de un sistema clouse source o de código cerrado que no permite instalar aplicaciones más allá de las permitidas por la tienda de Apple y aunque existen algunos procedimientos alternativos como el jailbreak para explotar vulnerabilidades de seguridad que proporcionan este blindaje, puede resultar molesto y engorroso para muchos usuarios, por no mencionar que se pierde la garantía del dispositivo.

Otra de las desventajas es que cuando el dispositivo no es compatible con las nuevas actualizaciones de sistema pueden perderse algunas de las aplicaciones instaladas, configuraciones personales y parches de seguridad introducidos por Apple.

El precio obviamente también es uno de los handicaps más frecuentes entre los usuarios a la hora de decantarse por un iPhone, ya que además de tratarse uno  de los smartphones más costosos del mercado, incluye una serie de accesorios personalizados para muchas de las tareas cotidianas exclusivos de la compañía que se tienen que comprar aparte.

Windows Mobile de Microsoft

Windows Mobile entró bastante tarde en el mercado y todavía se sitúa a kilómetros luz de la popularidad de iOS o Android. No obstante, también ofrece ciertas ventajas para determinados perfiles de usuario, especialmente para aquellos que comparten tareas de escritorio con su teléfono inteligente, ya que comparten aplicaciones de sincronización como Onedrive, Microsoft Office, etcétera.

Entre sus contras más destacables se encuentran obviamente la cantidad de aplicaciones disponibles para esta plataforma que se sitúa bastante por debajo de las que podemos encontrar en iOS y Android.

Pues hasta aquí nuestra guía para elegir el smartphone perfecto, esperamos que haya resultado de vuestro agrado y aunque hemos dejado muchos más puntos en el tintero, a grandes rasgos estas son las primeras características que debemos determinar a la hora de elegir el teléfono inteligente que mejor se adapte cada perfil de uso individual.